APPLY

CIUDADES POST COVID-19

Siguiente >>
<< Anterior
Tags: Artículos

La pandemia mundial provocada por el Covid-19 ha supuesto una gran cantidad de cambios a todos los niveles, presentando la actualidad como una “nueva normalidad” regida por el uso de mascarillas, los geles desinfectantes y la separación de seguridad. Sin embargo, el llamado coronavirus no solo ha afectado a nuestro día a día, sino que también lo ha hecho en la forma de visualizar las nuevas ciudades, adaptadas ahora a estas nuevas reglas. 

Las ciudades y sus cambios debidos a la pandemia

A lo largo de la historia, las distintas pandemias sucedidas a lo largo y ancho del mundo han provocado diversos cambios en la forma de interpretar las ciudades e implementar cambios para mejorar la calidad de vida. Tal y como explica The Guardian en uno de sus artículos, sin una serie de devastadores brotes mundiales de cólera en el siglo XIX, la necesidad de un nuevo sistema de alcantarillado moderno quizás nunca se hubiese identificado. Londres a principios de la década de 1850 no es más que un ejemplo de los muchos cambios que puede sufrir una ciudad: el diseño de ingeniería civil de Joseph Bazalgette para el transporte de aguas residuales de manera segura en Victoria Embankment quizás nunca se hubiese materializado. 

 

Al igual que Londres, desde mucho antes de esta sociedad moderna, civilizaciones, ciudades y pueblos se vieron afectados por enfermedades, epidemias y brotes mundiales que provocaron cambios en la distribución de las ciudades, en las leyes e incluso en la identidad de las propias metrópolis. Y sin duda, en las ciudades hiperglobalizadas, este fenómeno no pasa desapercibido. Por tanto, las repercusiones serán significativas, y en muchos casos afectarán en la forma en la que abordamos el diseño tanto de los edificios como de las ciudades.

Las ciudades post-Covid: enfrentándonos a una nueva realidad

Muchos se preguntan si los cambios que ya vemos sucederse durante estos meses se mantendrán o no en el tiempo. Lo cierto es que, a medida que continuamos enfrentándonos a la propagación del coronavirus, con medidas de confinamiento y separación, permiten plantearse cuáles continuarán siendo eficaces. La realidad es que no hay una respuesta para ello, pero lo que sabemos es que una de las cuestiones fundamentales que esta pandemia ha puesto en relevancia es la densidad de población en las ciudades, las necesidades básicas de sus habitantes para conseguir un buen nivel de vida o los límites ecológicos, entre otros. Por tanto, la remodelación del modelo económico presente en las ciudades después del covid-19 plantea dudas como estas. 

 

 

 

El ejemplo de ello es Amsterdam, que para el plan de recuperación de la ciudad se han basado en la teoría de Kate Raworth, economista en el Instituto de Cambio Ambiental de la Universidad de Oxford. Su teoría se ve representada por la figura de un donut, en el que el interior representa los Objetivos de Desarrollo Sostenilbe (ODS) de la ONU y los aspectos mínimos para garantizar un buen nivel de vida. En la parte exterior del donut encontraríamos los límites ecológicos que deben ser respetados para garantizar la supervivencia del medio ambiente. De esta forma, lo que sería la “masa” del propio donut, representaría os recursos que se pueden usar para garantizar estos factores de mejora de la calidad de vida.

 

 

Pero no sólo en Ámsterdam se están produciendo cambios, sino que otras muchas ciudades se están adaptando a estas condiciones cediendo espacio en las calles y carriles bici para evitar el uso del transporte público en medio de una pandemia, lo que garantiza el distanciamiento de seguridad entre las personas, haciendo además el aire respirable y mejorando la salud de las personas.

 

En cualquier caso, cualquiera de los cambios sociales y de nuestras ciudades que se están empezando a producir lo hacen bajo el marco de referencia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU: garantizando servicios públicos, los modelos de consumo globales de proximidad, un acuerdo verde a nivel global o la equidad, entre otros ejemplos.

 

Lo que si tenemos claro es que las ciudades ya están cambiando, al igual que lo hicieron en todas las pandemias anteriores. En este caso, el confinamiento ha ayudado a ese consumo de proximidad que permite desconectarse de las grandes ciudades, haciendo de éstas lugares más protegidos y controlados, así como más seguros a la hora de evitar la propagación. Desde el punto de vista de la arquitectura, se han visto construcciones sorprendentemente rápidas para el aislamiento de las personas contagiadas, como ocurrió en China, donde se construyó un hospital de 1000 camas en 6 días, y uno adicional de 1300 poco después. La tecnología se ha convertido en el gran aliado en esta pandemia, y pone de relevancia también la necesidad de incorporarlo a ciertos sectores.

 

Sin duda, se presenta la necesidad de discutir sobre el futuro de las ciudades en un mundo urbanizado, en el que sólo podremos obtener resultados sostenibles si todos los actores se comprenden. Por ello, es fundamental que los expertos comiencen a tratar las distintas paradojas que se presentan para conseguir ciudades adaptadas a las necesidades sociales.

 

Máster de Arquitectura en Vivienda Colectiva 2020

El Máster de Arquitectura en Vivienda Colectiva (Master in Collective Housing) es un programa de postgrado internacional avanzado presentado por la Universidad Politécnica of Madrid (UPM) y el Swiss Federal Institute of Technology (ETH) de Zurich.

 

El plazo de admisión para la edición de 2021 está abierto desde febrero de 2020 y permanecerá abierto hasta 31.12.2020 o hasta que se cubran las últimas plazas.

 

Encuentra más información sobre el MCH aquí 

Comentarios (0)
Siguientes noticias